Información médica

Biopsias líquidas

By 6 marzo, 2016 mayo 15th, 2018 No Comments

El cáncer es el resultado de una o más alteraciones en el ADN en la célula humana. Como consecuencia, esta célula anormal crece sin control formando una masa o tumor que puede adquirir la capacidad de invadir tejidos u órganos sanos.

En los últimos años, se han identificado genes relacionados con estas alteraciones permitiendo comprender mejor el comportamiento de cada tumor. Con esto, podemos identificar diferentes cambios en el ADN de cada paciente, es lo que se conoce como alteraciones genómicas que son únicas de cada cáncer y de cada paciente.

Cada vez más, se utilizan para el tratamiento del cáncer las terapias dirigidas las cuales actúan directamente sobre estas alteraciones genómicas a diferencia de la quimioterapia estándar que actúa de forma generalizada sobre todas la células de rápida proliferación. Ahora bien, para poder emplear una terapia dirigida, se requiere encontrar una mutación específica, para lo cual, es necesaria la realización de una biopsia para obtención de muestra tumoral.

El tejido tumoral obtenido mediante una biopsia convencional, solamente ofrece una instantánea de la muestra pero los tumores son muy heterogéneos y puede que el material extraído no sea representativo de todo el tumor; o en ocasiones, es muy difícil acceder a los tejidos para obtención de una muestra y es prácticamente imposible la realización de biopsias seriadas para seguir la evolución de la enfermedad así como para estudiar posibles nuevas mutaciones  que justifiquen resistencia a los fármacos utilizados.

De forma novedosa, se está instaurando la biopsia líquida que consiste en la extracción de una muestra de suero o plasma del paciente y que permite la detección de DNA tumoral circulante liberadas al torrente sanguíneo desde tumores primarios o metástasis y la detección de DNA tumoral circulante procedente de células tumorales apoptóticas.

La detección de DNA circulante tiene diferentes aplicaciones clínicas:

  • Permite la caracterización de tumores en pacientes en los cuales los tejidos son de difícil acceso con la biopsia convencional. Numerosos estudios han demostrado un alta correlación entre la detección de mutaciones puntuales clínicamente relevantes como KRAS o EGFR en tumores y en plasma sobretodo en pacientes afectos de cáncer localmente avanzado o metastásico. La FDA aprobó en Junio de 2016, la detección de DNA tumoral circulante para la detección de mutaciones de EGFR en plasma de pacientes afectos de cáncer no microcítico de pulmón pues los pacientes que presentan esta mutación, principalmente delecciones del exón 19 y sustituciones en el exón 21,  presentan una respuesta importante del tamaño tumoral y un beneficio en la supervivencia con el uso de terapias EGFR-TKI.

 

  • Permite la detección de mutaciones de resistencia en el plasma  de pacientes en tratamiento con quimioterapia incluso antes de que sea visible la progresión radiológica. Por ejemplo, los pacientes afectos de cáncer no microcítico de pulmón que responden de forma inicial a los EGFR-TKI, acabaran presentando progresión de la enfermedad. La mutación  secundaria T790M en el exón 20 representa el 50% del mecanismo de resistencia adquirida por lo que es de gran importancia clínica analizar y realizar seguimiento del estado mutacional del EGFR para predecir la eficacia y monitoreo de la resistencia durante todo el tratamiento con EGFR-TKI sin necesidad de rebiopsiar al paciente.

 

  • También actuaría como factor pronóstico pues aunque los niveles de DNA circulante varían dependiendo del tipo de tumor, su velocidad de crecimiento y apoptosis y su vascularización, existe una correlación entre la cantidad de DNA circulante y el estadio.

 

  • Además, la posibilidad de estudiar no solo mutaciones puntuales sino también paneles de mutaciones mediante secuenciación masiva de DNA circulante, amplia enormemente su utilidad clínica ya que permite abordar el problema de la heterogenicidad tumoral y la aparición de nuevas mutaciones durante la evolución de la enfermedad.

Sin embargo, la capacidad de utilizar este método se basa en la cuantía de DNA amplificable en las muestras de plasma o suero pero la cantidad de DNA circulante es muy baja y depende de diferentes parámetros tales como el estadio tumoral, la edad y el sexo de los pacientes. Otra limitación, sería que la concordancia de las mutaciones entre la sangre y el tejido tumoral es variable, por ejemplo, en el caso de la mutación de EGFR se ha demostrado que varía en un 58.3% – 93.1% con una mínima tasa de falsos positivos y falsos negativos.

Esto deriva en la necesidad de realizar investigaciones más exhaustivas para obtener metodologías apropiadas y así evitar falsos negativos en el análisis mutacional. Hay muchos estudios en marcha y pronto se aprobará también el estudio de mutaciones en plasma para otros tipos de tumores como por ejemplo la detección mediante biopsia líquida de mutaciones de KRAS, BRAF y PIC3K en cáncer colorrectal.

IOB

IOB

Leave a Reply