Información médica

Cáncer y coronavirus, dos amenazas presentes para el bienestar emocional de nuestros pacientes

By 6 abril, 2020 No Comments

El doctor Santiago Banqué, psico oncólogo de IOB Institute of Oncology en Barcelona analiza en el siguiente post cómo la situación actual producida por el coronavirus COVID-19 puede influir en el bienestar emocional de los pacientes con cáncer.

Estamos inmersos en lo que se ha llamado la “crisis por el coronavirus”, recordar simplemente que la palabra crisis tiene su etimología en el griego “krísis” que se refiere a “decisión” cuando ha habido cambios muy marcados en una situación.

A los pacientes a los que se les ha diagnosticado un cáncer y, sobre todo, si ha habido progresión de la enfermedad, se les abren un sinfín de interrogantes sin respuestas concretas. ¿Cuál será mi evolución? ¿Me encontraré bien? ¿Va a ser mi vida como hasta ahora?… La falta de respuesta, la incertidumbre, hace que se genere miedo y angustia, además de una sensación de irrealidad, como si viviéramos una película, “esto no me puede estar pasando a mí”. Es tan real que parece irreal, lo cual no deja de ser un contrasentido.

Ante la situación actual, viviendo una pandemia por el coronavirus, a los pacientes de cáncer se les ha dicho que son “pacientes de riesgo”, algunos de una cierta edad e inmunodeprimidos en muchos casos, se añade otra amenaza a las ya existentes, más incertidumbres por si no fueran pocas, otro peligro del cual no saben muy bien cómo defenderse.

El simple hecho de vivir conlleva un futuro lleno de interrogantes. Habitualmente pensamos que no nos pasará nada, que esto no va con nosotros, tiene que ver con otros. Ante la falta, una parte de nuestra mente juega, como los niños, al todo o nada. La falta es tan pequeña que no hay que preocuparse, todo seguirá igual o bien es tan grande que no hay nada que hacer. Convivir con ella en su justa medida, parece una tarea compleja.

Aunque no hay soluciones mágicas, algunas ideas para sobrellevar el confinamiento, el miedo y la angustia que se generan podrían ser:

  • Vivir el presente sin imaginar que va a pasar mañana puede ser muy útil para frenar las especulaciones que nuestra mente nos propone.

Muchas veces a mis pacientes les pregunto, esto que dice es real o se lo está imaginando.  La respuesta suele ser la segunda.

  • Marcarnos objetivos que nos den una dirección en nuestro día a día. Tener cosas que hacer, quizás algunas que hace tiempo que se deseaban realizar y que no se ha encontrado el momento.
  • Comunicarse, utilizar la palabra en relación a aquellas cosas que pasan a nivel interno, no vivirlo en soledad.
  • Establecer rutinas que separen los momentos de descanso de la actividad.

Esperemos que esta crisis que estamos padeciendo nos ayude, a partir de ahora, a tomar mejores y más sabias decisiones. Decisiones a nivel colectivo y también individuales. Lo que parece seguro es que nada será como antes.

IOB

IOB

Leave a Reply