Información médica

El análisis por ordenador de las pruebas de imagen rutinarias puede predecir el riesgo añadido de sufrir enfermedades cardiovasculares en las mujeres tratadas por cáncer de mama

Autor: 13 noviembre, 2020 Sin comentarios
análisis imagen - IOB

El análisis automático de los escáneres rutinarios a las pacientes de cáncer de mama pueden predecir qué mujeres presentan un riesgo mayor de uno sobre cuatro, según un estudio presentado en el 12.º Congreso Europeo de Cáncer de Mama.

 

Las mujeres que han sido tratadas de cáncer de mama pueden presentar un riesgo más alto de desarrollar una enfermedad cardiovascular y en algunos grupos el riesgo de morir por ese tipo de enfermedad es más alto que el de morir de cáncer de mama.

El nuevo estudio demuestra que es posible detectar ese riesgo mayor usando el análisis por ordenador de los escáneres que se usan para planificar los tratamientos de cáncer. Los investigadores afirman que identificar a las pacientes que más riesgo tienen permite tomar medidas para reducirlo.

La investigación ha sido presentada por la profesora Helena Verkooijen, del Departamento de Imagen Médica y Oncología de la Centro Médico de la Universidad de Utrecht. “Asistimos a una mejora considerable en la supervivencia al cáncer de mama, gracias en parte a la mejora de los tratamientos. Sin embargo, estos tratamientos tienen efectos secundarios y algunos de ellos, como la radioterapia y cierta medicación, pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular. En mi opinión, tratar el cáncer de mama implica encontrar un equilibro correcto entre optimizar las posibilidades de abordar el tumor y minimizar los riesgos de efectos secundarios, incluido el riesgo de enfermedad cardiovascular”.

El estudio incluyó a unas 14.000 pacientes de cáncer de mama tratadas con radioterapia en tres grandes hospitales de los Países Bajos entre 2005 y 2016.

La profesora Verkooijen y sus compañeros de trabajo usaron una medida denominada “escala de calcio en la arteria coronaria” o CAC. Se trata de un cálculo de la cantidad de calcio en las paredes de las arterias del corazón y se sabe que un claro indicador del riesgo cardiovascular porque las calcificaciones pueden derivar en un estrechamiento o taponamiento de los vasos sanguíneos.

Los investigadores han desarrollado un algoritmo basado en deep-learning que puede medir la presencia y la extensión de las calcificaciones en la arteria coronaria a partir de los escáneres ya realizados para planificar los tratamientos de radioterapia. Esto les permitió automatizar la medida de CAC para todas esas mujeres con una carga de trabajo añadido mínima.

El estudio siguió a las mujeres una media de 52 meses para comprobar si alguna de ellas desarrollaba una enfermedad cardiovascular. En las mujeres sin calcificaciones (con puntuación 0 en la escala), un 5% tuvieron que ser hospitalizadas por una enfermedad cardiovascular o murieron por ese mal. En aquellas con una puntuación entre 1 y 11, ese porcentaje fue del 8,9%, y en las que tenían entre 11 y 100, 13,5; entre 101 y 400, 17,%; y con más de 400 puntos, del 28,3%.

Cuando los investigadores incluyeron el factor de la edad y del año del diagnóstico, encontraron un riesgo 3,7 veces mayor de enfermedad cardiovascular en las mujeres con una puntuación mayor (superior a 400 puntos), en comparación a las mujeres sin calcificaciones. En las mujeres que habían sido tratadas con un tipo de quimioterapia denominado antraciclina, la asociación entre una puntuación alta en CAC y riesgo cardiovascular era aún más fuerte.

Los investigadores reconocen que no han podido incluir otros factores de riesgo cardiovascular en su estudio, como el tabaquismo, la presión arterial alta y la diabetes, aunque sí lo harán en otro estudio.

“Creemos que esta es la primera vez que alguien ha llevado un estudio a gran escala como este. Hemos demostrado que se pueden usar los escáneres rutinarios para indicar qué pacientes de cáncer de mama tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular. Ahora necesitamos investigar más para descubrir qué se puede hacer para reducir el riesgo, como por ejemplo si la salud cardiovascular de las pacientes debe ser vigilada o tratada”, asegura la profesora Verkooijen.

La profesora Nadia Harbeck, de la Universidad de Múnich (LMU) en Alemania, es la presidenta del 12.º Congreso Europeo de Cáncer de Mama y no ha formado parte de esta investigación. “Nuestro objetivo clave es tratar el cáncer de mama de manera eficaz. Sin embargo, tan importante como eso es que no sobretratemos a las pacientes porque las terapias oncológicas pueden presentar efectos secundarios graves y duraderos”, ha señalado.

“Este estudio es muy perspicaz, porque nos demuestra cómo los escáneres que ya se hacen pueden usarse también para descubrir qué mujeres presentan el riesgo más alto de enfermedad cardiovascular. Esperamos con mucho interés nuevos resultados de estos investigadores y confiamos en que nos puedan decir cómo podemos ayudar mejor a las mujeres con ese riesgo”, ha añadido.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Elija si acepta o rechaza el archivo de cookies basado en su navegación. O personalice las cookies a su elección: Personalizar Cookies      
Privacidad