Tipos de cancer

Tumor medular

By 13 junio, 2017 No Comments

Definición

La médula espinal contiene nervios muy largos que conducen las señales que controlan los músculos, las sensaciones o los sentidos, así como el control de los intestinos y la vejiga.

En función de la zona dañada los tumores de la médula espinal pueden causar debilidad, parálisis o adormecimiento, entre otros síntomas.

Epidemiología

Los tumores medulares pueden ser primarios de la médula o secundarios a tumores que están en otros órganos (metástasis).

Dichos tumores pueden afectar a las vértebras de manera primaría (osteoma, osteoblastoma, condroma, osteocondroma, osteosarcoma,…) o secundaria (metástasis). Pueden ser benignos o malignos. También pueden ser intrarraquídeos (afectan a las meninges o a la propia médula) y, de igual manera pueden ser secundarios o primarios; dentro de estos últimos pueden ser benignos o malignos.

Manifestaciones clínicas 

Los síntomas que producen los tumores medulares dependen, fundamentalmente, de la zona en la que asienten y la velocidad de crecimiento.

Entre ellos podemos encontrar los siguientes:

  • Dolor
  • Alteraciones en la sensibilidad
  • Debilidad en un área del cuerpo
  • Alteraciones de los esfínteres

Diagnóstico

En la exploración clínica ya se pueden objetivar una serie de alteraciones que haga sospechar de la posible presencia de daño medular. Si el paciente, además, presentaba previamente un cáncer con tendencia a la diseminación medular, las posibilidades de que dichas alteraciones exploratorias sean debidas a metástasis se incrementan.

  • Pruebas radiológicas medulares para confirmar la presencia de tumores a ese nivel: tomografía computarizada o resonancia magnética del neuroeje.
  • Cundo se trate de tumores aparentemente primarios se intentará, si no puede resecarse por completo, al menos tener una biopsia que permita llegar a un diagnóstico de confirmación. En el caso de sospecha de que se trate de una metástasis de otro cáncer, normalmente, no se procede a biopsia, por el riesgo quirúrgico que puede comportar.
  • Algunas veces, también se lleva a cabo una punción lumbar (punción raquídea) para examinar el líquido cefalorraquídeo con el fin de buscar células relacionadas con el tumor.

Factores pronósticos 

La edad, el estado general del paciente, la presencia de enfermedad tumoral fuera del sistema nervioso, son factores que pueden ayudar a orientar qué pronóstico vital tiene un paciente así como la mejor estrategia terapéutica en cada caso.

Tratamiento 

El tratamiento depende del tamaño y del tipo de tumor, de su sitio inicial y de la salud general de la persona. Los objetivos del tratamiento dependerán del tipo de cáncer pudiendo ir desde conseguir la curación hasta mejorar la calidad de vida o conseguir un aumento de la supervivencia.

La cirugía es el eje fundamental del tratamiento tanto para extirpar la lesión como, al menos, para obtener una muestra que permita un diagnóstico de confirmación.

La radiación es una herramienta importante en este tipo de procesos. Cuando hay varias localizaciones se pueden hacer radiaciones parciales o de todo el neuroeje.

La quimioterapia y/o terapias dirigidas puede ser de utilidad en algunos tipos de cáncer.

Además, deberemos hacer uso en ocasiones, de tratamientos para aliviar algunos de los síntomas producidos por las metástasis. Entre ellos están:

  • Corticosteroides, como la dexametasona, para disminuir la hinchazón medular secundaria al tumor
  • Analgésicos

Seguimiento 

Tras el tratamiento oportuno, el paciente deberá hacer un seguimiento de la evolución de dichas lesiones. Para ello, se procederá a realizar, de manera periódica, estudios de imagen como la tomografía computerizada o la resonancia magnética. También deberá hacerse un seguimiento del resto del organismo, en el caso de que se trate de metástasis medulares. La frecuencia de dicho seguimiento será marcada por el tipo de cáncer y la extensión y tratamiento del mismo.

IOB

IOB

Leave a Reply