Arranca un ensayo clínico pionero para validar la eficacia de la inmunoterapia en 29 tipos de tumores

Se pone en marcha el ensayo clínico ACROPOLI, un estudio pionero y de alcance nacional con el objetivo de evaluar la eficacia de la inmunoterapia en 29 tipos de cáncer distintos al mismo tiempo. Se trata del primer estudio Basket -que mide la utilidad clínica de un solo fármaco en diferentes tumores con un biomarcador compartido- promovido por el grupo cooperativo de investigación académica SOLTI. En concreto, el estudio evaluará el valor predictivo del biomarcador molecular PD1.

En el estudio ACROPOLI participarán 141 pacientes y un total de 10 hospitales españoles, entre los que se encuentra el IOB.  

Los resultados del estudio supondrán un gran avance en el tratamiento de múltiples tipos de cáncer, especialmente, para aquellos menos convencionales y estudiados por la dificultad de reclutamiento

Habitualmente, se estudia cada cáncer de forma individual, en este caso, se analizarán múltiples tipos de cáncer que comparten la sobreexpresión de este mismo biomarcador para comprobar si la inmunoterapia funciona con independencia de la localización del tumor.

La inmunoterapia es la activación del propio sistema inmunológico para hacer frente al cáncer. Así, no se dirige el tratamiento al tumor sino al sistema inmune por lo que la toxicidad es más baja que los tratamientos estándares como la quimioterapia. 

El Dr. Aleix Prat, jefe de Cáncer de mama de IOB, Presidente de SOLTI, investigador principal de ACROPOLI, Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínic de Barcelona y jefe del grupo Genómica traslacional y terapias dirigidas en tumores sólidos del IDIBAPS apunta: “este estudio va a permitir la participación de pacientes con tumores menos frecuentes para los que no hay tanta investigación clínica ni tantos tratamientos aprobados.

En este caso, comprobaremos si utilizando un biomarcador específico, un subgrupo de estos pacientes pueden beneficiarse de la inmunoterapia como lo hacen otros tipos de cáncer mucho más habituales”.

Por su parte, el Dr. Josep Tabernero, Director Médico de IOB, Director del VHIO, co-investigador principal de ACROPOLI y Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitari Vall d’Hebron  añade: “uno de los objetivos que perseguimos con este estudio basket es demostrar que el marcador basado en el gen PD-1 -utilizando la detección previa del ARN mensajero- es más sensible para determinar la población de pacientes que se benefician del tratamiento que la expresión de la proteína PD-L1  detectada por inmunohistoquímica, que es la que utilizábamos hasta ahora”.

Así, la trascendencia del estudio orbita entorno a tres grandes ejes: identificar a los pacientes a los que un campo emergente como la inmunoterapia puede tener un gran impacto; hacerlo mediante la oncología de precisión, es decir, a través de biomarcadores que determinen a priori qué pacientes pueden beneficiarse de ello y, por último, la transversalidad, avanzar hacia un tipo de estudio donde la localización del tumor no sea el objetivo principal.

La inmunoterapia es una estrategia terapéutica que lleva años en desarrollo y la evidencia indica que es imprescindible conocer el estado de activación inmunológica de los tumores de los pacientes para predecir si la respuesta a este tipo de terapia será significativa o no; es lo que se denomina “tumores fríos” -con baja cuantificación de PD1- comparados con los “tumores calientes” -en los que encontramos mayor cantidad de PD1-.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.